ND palkmajad logo ND palkmajad päis
      
 

¿Cómo convertir una casa de madera así que no se queme?

  • No hay ningún producto de impregnar o medida de protección química con que sea posible convertir la madera así que no se queme, solamente se puede convertirla en difícilmente combustible.
  • Se puede predecir cómo actúa la madera en el caso de un incendio, por ejemplo, una viga de madera se carboniza por profunidad ca 0,8 mm/min, por lo que es fácil encontrar su corte transversal para garantizar la conservación de la capacidad de peso de las vigas durante un incendio de 60 minutos. 
  • La parte no quemada conserva toda su capacidad de peso.

Acero, por ejemplo, se calienta rápidamente durante un incendio y al llegar al borde de correr (no mencionando lo de fundir), la construcción puede derrumbarse. En ese sentido, madera es más resistente del acero. Como ya ha sido dicho, la parte de madera no quemada (en el centro del corte transversal) no sufre cambios de fuerza y la construcción persiste hasta la parte completa de corte transversal pueda soportar el peso. ¿Cuál de las situaciones le parece más segura?

¿Cómo quema la madera?

La madera se inflama directamente de la llama o de mucha calor. Si no hay llamas, la temperatura de superficie tiene que llegar a los 400ºC. Si hay llamas, la madera se inflama si la temperatura de superficie ha estado a 300ºC por un rato. El fuego se expande por la superficie de la madera creando más y más focos de fuego. Al principio la quema es intensa, y como resultado se forma alrededor del corte transversal una capa aislador de carbón. La combustión química empieza debido a la influencia simultánea del carbón y de los gases quemados, y entre la madera intacta y carbonizada se crea llamado capa de pirólisis. Es una zona de más o menos 5 mm de grueso donde la madera es químicamente influencida por el fuego pero no es completamente descompuesta. Si durante el incendio la madera debajo de la capa pirólisis llega a 100ºC, el agua, que es dentro de la madera, empieza a vaporizarse. Se para la subida de la temperatura, hasta que todo el agua esté vaporizada. A más de 500ºC se origina muy poco de gas, pero se crece la producción de carbón. Eso explica en muchas partes la apariencia de madera después de un incendio. La capacidad de conducir calor de carbón es solamente un sexto de la de madera. Eso significa que la capa de carbón se forma como un aislamiento alrededor de la madera intacta y eso desacelera su perjudicación futura. Gracias a la capa de carbón aislante la temperatura de madera al profundo es mucho más baja de la de la superficie. El núcleo de la capa de pirólisis de un elemento de madera se queda frío incluso no muy lejos de la zona quemante. Eso evita la creación de las tensiones de temperatura en la construcción como en una entidad completa. La parte no quemada se conserva todas sus características de la capacidad de peso, excluyendo el descrecer de medidas. El tiempo que se necesita para que la madera se inflame y queme depende de su densidad. Así diferentes tipos de madera comportan diferentemente durante los incendios. La más densa la madera, lo más difícil inflamarla.